viernes, 5 de agosto de 2011

Yo me llamo cumbia


Se miran de frente, con coquetería y galanteo. Ella, muy digna, alza la cabeza y estira el cuello, mientras de reojo mira a su pareja. En una de sus manos lleva unas velas encendidas y con la otra levanta a la altura de la cintura un extremo de su falda de volantes que mueve sensualmente al ritmo de la música. Está enfadada. Él, de blanco y con un pañuelo rojo al cuello, pone cara de arrepentimiento. Suena la tambora. El hombre coloca bien su sombrero, contonea la cadera y deslizando suavemente sus pies camina en zigzag hasta su amada decidido a reconquistarla. Le baila al frente, a los lados, por detrás, da vueltas a su alrededor. Nunca dejan de mirarse a los ojos. Así se baila la cumbia, la expresión más pura del mestizaje colombiano, nacida en el siglo XVIII en el delta del río Magdalena, en la costa caribeña, y cuyo nombre deriva del vocablo africano cumbé que significa fiesta o jolgorio.

La cumbia tradicional es sólo instrumental, con tambores -llamador, alegre, tambora-, flauta de millo o gaitas -ojo, nada que ver con las gallegas-, maracas y guache. En la región vallenata incorporan el acordeón. Y lo de ponerle letra es relativamente reciente.

¿Qué más os puedo contar de la cumbia? Pues que ha dejado de ser propiedad colombiana para irse a pasear por medio mundo de la mano de voces como Totó la Momposina, María de Mulata, Carlos Vives o Joe Arroyo y que toda Latinoamérica la ha adoptado como suya. Y en este viaje, se ha ido mezclando con otros sonidos, dando paso a nuevas formas de bailarla y escucharla. Rico.

"Yo me llamo cumbia, yo soy la reina por donde voy
no hay una cadera que se esté quieta donde yo estoy
mi piel es morena como los cueros de mi tambor
y mis hombros son un par de maracas que besa el sol”.

Pues eso.... Y para que veáis cómo se baila la cumbia por el mundo entero, aquí os dejo un vídeo. No os lo perdáis

http://youtu.be/DObuGs1HqcM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada