viernes, 18 de enero de 2013

Las montañas de El Cocuy

Sígueme en mi nuevo blog colombiadeuna.com

En el mundo hay montañas y montañas y luego están las de la Sierra Nevada El Cocuy-Güicán. Si tuviera que definirlas no sabría qué adjetivo utilizar así que mejor compartir esta foto, que me hizo mi amigo Carlos Avellaneda de Caminantes del retorno, para que las juzguéis vosotros mismos. El minúsculo punto rojo soy yo perdida y agotada en la inmensidad de estas moles que me dejaron literalmente sin aliento. Pero al final conseguí subir hasta la meta y eso me hizo muy pero que muy feliz.

Tengo que confesar que cuando llegué a Colombia y me hablaban de El Cocuy me sonaba a destino sólo para escaladores y montañeros de alto nivel pero estaba muy equivocada; ahora que acabo de regresar de allí, además de pensar que es uno de los lugares más bonitos de este país, he comprobado que no hay que ser ningún experto deportista para pasarlo bien y qué allí hay mil planes para todos. Esta sierra tiene nieves perpetuas, el glaciar más grande del país, picos con más de 5.000 metros de altura, cascadas, cóndores, águilas e infinidad de lagunas. Si te gusta la montaña, montar a caballo, la escalada en roca o hielo, el rappel, la acampada o la fotografía éste es tu sitio.


Dentro de la sierra hay diferentes rutas. ¿Y cuáles hicimos nosotros? El primer día, y con el fin de aclimatarnos a la altura, dimos una vuelta por el impresionante Cañón del Río Cardenillo cuajado de frailejones (foto abajo). Estas plantas –de las que existen 146 especies- sólo se encuentran en las altas montañas de Venezuela, Colombia y Ecuador, tan sólo crecen una media de 2 centímetros al año. El nombre se lo pusieron mis paisanos los españoles que creyeron ver en ellos lejanas figuras de frailes entre la niebla.

Al día siguiente bien temprano llegamos con nuestro coche hasta las Cabañas Los Herrera y desde allí comenzamos a pie nuestra excursión hasta el Púlpito del Diablo, un prisma de roca de 70 metros de altura que sobresale en medio de la nieve y que está a casi 5.000 metros de altura. El ascenso se emprende por el sendero que lleva hasta la Laguna Pintada y después hacia el Hotelito, lugar de campamento y fin del trayecto para los que prefieren llegar hasta allí a caballo. Y desde este punto todo el mundo a pie montaña arriba. El camino tiene su qué pero cuando llegas arriba y ves el Púlpito se te quita de golpe todo el cansancio.

Podéis seguirme en twitter @colombiadeuna y ver fotos de mis viajes por Colombia en mi página de Facebook.



7 comentarios:

  1. Simplemente hermoso, tengo la tarea de ir a esa hermosa región hace mucho tiempo, pero pronto la cumpliré, no me quiero perder grabar en mi memoria esa bella sensación de majestuosidad y profunda soledad, sentirse solamente en compañía de la naturaleza y la grandiosidad de la creación, lindo reportaje, gracias Toya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Iván y ojalá puedas venir a conocer estas mágicas montañas

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En cuanto a naturaleza definitivamente a Colombia no le falta nada. Es impresionante la belleza que se refleja en las fotografías. Gracias por compartir tus experiencias de vida en mi país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme y por tu mensaje

      Eliminar
  4. "si tuviera que definirlas no sabría qué adjetivo utilizar"... Si tuvieras que definirlas deberías usar un sustantivo no un adjetivo, si tuvieras que calificarlas pudíeras usar el adjetivo...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. es incrible encontrar nieve en medio del tropico

    http://sergiosognatore.blogspot.com/search/label/Cocuy

    ResponderEliminar