miércoles, 20 de junio de 2012

Oooooooh


Sígueme en mi nuevo blog colombiadeuna.com

El viernes por la mañana estaré en el aeropuerto de Bogotá esperando mi vuelo a Leticia, capital del Amazonas colombiano. ¿Contenta? ¡Estoy feliz! Y no es para menos: a cualquiera que le guste viajar seguro que tiene este destino entre sus favoritos; yo soñaba con ir a la selva desde muy pequeñita cuando veía en casa de mis abuelos, los sábado después de comer, en blanco y negro y sin pestañear, las películas de Tarzán, Jane, Boy y la mona Chita. Tuve que esperar unos cuantos años pero al final conseguí pisar la selva primero en Malasia y luego en Africa. Y dentro de poco, en Colombia

Ahora ando preparando mi equipaje. La mochila es la misma con la que viajo hace más de quince años. ¿Que por qué me gusta tanto? Porque pesa poco y además se abre totalmente no como esas que sólo tienen abertura por arriba y para sacar unos calcetines del fondo tienes que deshacer todo y te vuelves medio loca. A mí me gusta viajar con poca cosa y aún así muchas veces me sobra la mitad de lo que me llevo y eso que tengo un truco que me enseñó mi amigo Eduardo: cuando ya creo que tengo la maleta preparada vuelvo a revisar si realmente necesito todo lo que llevo y seguro que algo se queda en tierra. Para este viaje poca ropa pero cosas imprescindibles como un jabón recomendado por mi amiga Ewa de nombre No pikex y remedio infalible contra los mosquitos siempre y cuando te lo apliques día y noche, el papel higiénico húmedo que lo mismo sirve, como dicen en mi pueblo, para un roto que para un descosido, el impermeable o una gorra para cuando pegue el sol. Lo mejor para andar por allí por eso del barro son las botas de agua -de caucho como las llaman por aquí; yo además me llevo unas chanclas para estar cómoda después de las caminatas ¿Qué más? Algo de abrigo por si  por las noches refresca, dos cámaras de fotos -la nueva que me he traído de España y una más pequeña-, porque allí no tendré dónde cargar las baterías y mi inseparable libretas de notas. Estoy lista para esta gran aventura. ¿Algún consejo? ¿Se me olvida algo?

De despedida, el célebre grito de Tarzán que a mí siempre me sonó a canto tirolés. Qué cosas...


3 comentarios:

  1. jajajajajajajaja, que bueno el grito de Tarzán.

    Yo creo que vas bien preparada, ¡a disfrutar de esa linda aventura!.

    ¿Cuántos días vas a estar?

    Un fuerte abrazo y hasta la vuelta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ooooooohhhh
      Staré cinco días. Abrazos

      Eliminar
  2. A las 5.30 de la tarde, antes de que anochezca, si puedes ve al parque central de Leticia. Salen millones de aves blancas de los arboles para ir a dormir y se ve como una gran nube voladora envuelta en un ensordecedor canto.

    ResponderEliminar