viernes, 24 de agosto de 2012

Los motes de Diana García

Sígueme en mi nuevo blog colombiadeuna.com

Me pregunto cómo he podido sobrevivir todos estos meses en Colombia sin probar los motes que prepara la chef Diana García. Su restaurante en Bogotá está muy cerca de mi casa pero ha sido esta tarde en Sabor Barranquilla donde he saboreado estas delicias culinarias de su Montería natal, capital de Córdoba, departamento invitado de la quinta edición de esta feria gastronómica.

Un mote, además del sobrenombre que se da a una persona por una cualidad o condición suya -y copio la definición de la Real Academia Española de la Lengua no os penséis que soy tan bien hablada-, es una sopa y hace un rato Diana nos ha sorprendido con tres modalidades: el de frijolitos con ñame, el de palmitos y el de queso. ¿Cuál os apetece más? Yo la verdad es que después de haber probado los tres son incapaz de decidirme por uno.

Esta tarde, además de disfrutar de la demostración de Diana, he aprendido un montón de cosas sobre la gastronomía de este departamento del norte del país como por ejemplo que en cualquier mote es indispensable el ajo y la cebolla para el guiso que es como ellos llaman al sofrito y que siempre hay que servirlo al final con unas gotitas de limón como hace mi padre con todas sus sopas. Tengo además claro que los cordobeses no comen huevos revueltos sino revoltillos y que lo que le gustan son los dulces y no los postres que quede claro.

Diana no ha estado sola esta tarde en la tarima principal de Sabor Barranquilla; su prima y también cocinera Oty Buelvas ha preparado unos deliciosos mongo-mongos, dulces típicos de la Semana Santa de Córdoba preparados con un listado interminable de ingredientes. Tomad nota: plátano, piña, mamey, papacha biche, guayaba, panela, azúcar, pimienta picante, pimienta de olor y clavo. Creo que no se me ha olvidado nada. ¿Y están ricos? Ricos no, riquísimos pero menuda bomba calórica.

Diana nos tenía preparadas más sorpresas para esta tarde en forma de tortilla de plátano con camarones, diabolines -esponjosas y crocantes bolitas de queso costeño-, pianonos -deliciosos dulces con nombre de Papa que también comemos en España-, y enyucados preparados con yuca rallada, anís y queso.

Estoy feliz de estar en Barranquilla y poder participar de esta gran feria gastronómica que ahora sí que tengo claro que es una de la mejores del país. Enhorabuena a toda la organización y mil gracias por la invitación. Os dejo que no me quiero perder la presentación del chef caleño, y ya amigo, Carlos Yanguas. Mañana os sigo contando cosas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada