sábado, 11 de agosto de 2012

"Los Autores Materiales", en Casa Ensamble


Ayer salí del teatro con la sensación de que me había escapado de morir allí mismo asesinada a cuchillazos. Así, tal cual. Durante una hora contuve la respiración, no moví un músculo de mi cuerpo, tuve miedo y hasta ganas de salir corriendo de ese apartamento asfixiante, lúgubre y destartalado en el que tiene lugar esta obra y en el que entre todos consiguieron que me sintiera atrapada. Si de eso se trataba mis más sinceras felicitaciones; volví a casa con un nudo en el estómago pero entusiasmada por haber visto la que sin lugar a dudas es una de las grandes piezas de esta temporada.

La obra se llama Los Autores Materiales, la compañía, La Maldita Vanidad, su director, Jorge Hugo Marín y después de haber triunfado por media Europa estará en cartelera un par de semanas más en Casa Ensamble, uno de los espacios culturales más interesantes de Bogotá y al que voy cada vez que puedo.

La sala donde se representa es pequeña y no hay separación entre el público y el escenario; además, por si fuera poco, Paula, Luigi, John y yo nos sentamos en primera fila así que de verdad parecía que estábamos dentro del apartamento en el que Sebas, Julián y El Negro se cargan a sartenazos a Don Joaquín al que deben tres meses de alquiler. El dilema, el de siempre: ¿cómo deshacerse del cuerpo que en esta ocasión ocultan en el baño? La acción transcurre en un plano secuencia; no hay pausa ni respiro; todo sucede frenéticamente y tan real: la radio que suena, el olor de los huevos recién preparados por la empleada de servicio magistralmente interpretada por Ella Becerra, el jarrón que se rompe, el movimiento de las manecillas del reloj, el filo del cuchillo, la sangre por todas partes.

Si Hitchcock levantara la cabeza estoy segura que aplaudiría esta magistral obra inspirada en el tema del crimen perfecto que tanto me recuerda a su película La soga y que, como ella, termina con un ensordecedor ruido de sirenas policiales.

6 comentarios:

  1. Me encantaría poder verla, tal y como la describes seguro que no tiene desperdicio.

    Me encanta que disfrutes de todo lo que Bogotá tiene para ofrecer, en todos los campos :)

    Un abrazo Toya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La obra es magnífica; sí ojalá la pudieras ver. Un abrazo

      Eliminar
  2. "me gusta" este cambio de aspecto en el Blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy haciendo pruebas a ver qué tal...

      Eliminar
  3. Menos mal que nos la recomendaste: fue genial. Pese a que sentí todo eso que cuentas, resultó también muy divertida; lo pasamos - la pasamos, como dicen por ahí- francamente bien. Esto de combinar el horror con el humor -negro, claro- es algo que requiere mucha pericia. Y también estuvimos en primerísima fila; vamos, que un trozo de porcelana se quedó casi a nuestros pies. Y cuando el Negro se enfurecía... nos las vimos mal.
    Yo había tomado nota de la obra antes de salir de viaje porque, además, nos hubiera encantado conocer a Alejandra Borrero (de hecho, pasó al lado nuestro, pero llevaba prisa), pero gracias a ti nos animamos a ir. Como colofón, tuvimos el placer de saludar al director, Jorge Hugo, que es simpatiquísimo y hasta se hizo una foto con nosotras. Me he traído para Albacete los textos de las tres obritas que forman la trilogía para ver si las puedo adaptar en el taller de teatro que hacemos cuando y como podemos.
    Te seguimos desde La Mancha con mucho interés. Y que conste que me he vuelto a quedar con ganas de volver.
    Muchas gracias y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  4. Eyyy chicas! Qué alegría tener noticias vuestras y qué bien que os haya gustado la obra. Aquí os espero para la próxima. Yo acabo de llegar de Medellín y ya estoy haciendo las maletas para irnos esta tarde a San Andrés. Muchos besos y seguimos en contacto

    ResponderEliminar